Un enfoque muy práctico para migrar un centro de datos a la nube

Migrar un centro de datos a la nube, ni es tarea fácil, y hay varias es la única opción posible. Un enfoque práctico y ágil aumentará las ventajas que la nube aporta a la digitalización de las empresas.

No está mal recordar, antes, que las ventajas de Cloud pasan por mejorar la agilidad, capacidad de innovación, velocidad y eficiencia. La reducción de costes es sólo una de ellas, y no siempre la más importante a medio plazo.

Reflexiones sobre la migración de un centro de datos a la nube.

No es una decisión de todo o nada

Una migración de un centro de datos no es una decisión de todo o nada. Quizás para las empresas más pequeñas o en fase start-up, pero no para un gran centro de datos. Posiblemente migrar el DC completo sea lo más sencillo, pero ni es lo mejor ni es viable.

La decisión debe tomarse servicio a servicio, entorno a entorno. Hay varios modelos que indican qué podemos hacer con las aplicaciones. Un caso es el propuesto por AWS basado en 6-R. Cada opción tiene sus ventajas y cada servicio su evolución óptima:

  • Retirar: lo que ya no sirve.
  • Retener: lo que deba dejarse en el datacenter actual.
  • Reubicar: dejando el servicio tal cual está, pero moviéndolo a IaaS en la nube
  • Replataformar: dejando el servicio con la misma arquitectura, pero sobre versiones actualizadas de la plataforma.
  • Recomprar: por ejemplo, convirtiendo en SaaS lo que tenga sentido para el negocio.
  • Refactorizar: escribiendo de nuevo el servicio de forma nativa para la nube para aprovechar al máximo la agilidad e innovación de la nube.

Cuanto más bajemos en esta escala, más ventajas obtendré.

Decisiones por criterios de negocio, no tecnológicos

Qué hacer con cada servicio, es una decisión de negocio. En función de las ventajas estratégicas que obtenga (reitero, a nivel de innovación, agilidad, velocidad y eficiencia) y del ROI del esfuerzo.

Al respecto del ROI, hay dos aspectos muy importantes que considerar:

En primer lugar, ojo con lo que se queda atrás (retener). Puede impactar en el ROI hasta el punto de comprometer el proyecto. Imaginad que en un datacenter con 50 servicios, decido migrar todos menos uno. Tendré 49 servicios en la nube… y un único servicio en un datacenter que, ¡deberá estar completamente operativo! Llegados a este punto, la búsqueda de servicios de datacenter tradicionales como co-location, en un centro de datos muy bien conectado con la nube, será imprescindible.

En segundo lugar, especial atención a los costes del solapamiento. Queramos o no, parte del tiempo del proyecto deberá soportar los costes heredados y los nuevos, simultáneamente. Este tiempo debe ser minimizado con una correcta planificación y, sobre todo, una mejor ejecución del proyecto.

Para esto, conviene comenzar por aquellos servicios más caros en el estado actual, así como contar con especialistas que conozcan el proceso y minimicen el tiempo y los riesgos.

Las metodologías tradicionales no sirven.

En este tipo de proyectos, se ha demostrado que las metodologías tradicionales, predectivas, en cascada, basadas en prever certidumbres, no funcionan bien. Al principio, sabemos demasiado poco de lo que queremos hacer, de qué ventajas podemos y queremos obtener, como para planificar todo el proyecto de una vez. Las metodologías ágiles, iterativas, funcionan mucho mejor en el entorno de la transformación digital en general, y de la transformación a la nube en concreto.

Usar Lean, Scrum y Kanban combinados es mucho más eficaz para estos proyectos.

Contar con un partner con experiencia.

En todas las fases, desde la planificación y toma de decisiones hasta la ejecución, contar con un partner que haya recorrido este camino y pueda apoyar adaptando esta experiencia al caso particular y único de cada negocio, es la decisión más acertada.

Share this to:
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • del.icio.us
  • Google Buzz
  • Yahoo! Buzz
Publicado en Cloud, digitalizacion, innovacion Etiquetado con: , , , , , , ,

Artículos por categoría

@arspermeable en twitter