En qué pensar cuando piensas en Cloud Computing

Hacer una transformación a Cloud es más amplio que cambiar máquinas físicas por máquinas virtuales en la nube. Usar sólo IaaS (Infraestructura como Servicio) no garantiza que la empresa vaya a conseguir todas las ventajas que Cloud Computing ofrece.

Lo que está claro es que todas las empresas y los equipos de IT que se plantean ir a la computación en la nube están llenos de preguntas.

Estas reflexiones fueron compartidas en el marco del iShow Madrid 2016. La presentación adjunta está compartida en slideshare.net y el periscope emitido en directo puede encontrarse en este link.

Pensar en qué aporta Cloud al negocio

Cuando no está claro por dónde empezar (y, a veces, aunque lo esté), la primera pregunta es para qué. Esta es una pregunta transformadora en sí misma: preguntarse “para qué” obliga a responder en equipo. IT y negocio deben trabajar juntos para entender lo que la organización, en su conjunto, puede obtener del Cloud, en qué fases y en qué plazos.

Las tres líneas de trabajo que propongo para resolver el “para qué” son: agilidad, innovación y eficiencia. Cada una tienes sus detalles importantes que desarrollar:

  • Agilidad implica mirar el proceso en su integridad, no sólo la sustitución de la provisión de sistemas físicos por la provisión en nube.
  • Innovación supone reutilizar la capacidad de innovación y de generar nuevos servicios del proveedor de nube. Y esto significa utilizar PaaS y rearquitecturar de forma nativa para la nube.
  • Eficiencia es la generación de ahorros, pero siempre comparando peras con peras. La comparación no puede ser entre compra de máquinas y pago por uso en nube, sino que debe ir a modelos cercanos al cálculo del TCO, incluyendo el ahorro financiero por la no inversión por adelantado, en energía y refrigeración, mantenimiento y administración del centro de datos, etc. Si además vamos a modelos de infraestructura como código e integración continua, la eficiencia generada probablemente sea mucho mayor.

En los tres aspectos debemos considerar que Cloud transforma no sólo IT sino la empresa completa, que modifica sus capacidades y procesos para generar nuevos productos y servicios.

Qué debe ser transformado a Cloud Computing

Una vez entendido el para qué, hay que analizar qué servicios deben transformarse y cuáles no. Convienen utilizar un marco de trabajo, similar al propuesto por Amazon Web Services en sus 6-R: Retirar, Retener, Recomprar, Reubicar, Replataformar y Refactorizar.

Siempre con un enfoque práctico: abordar primero lo que más beneficios vaya a reportar al negocio (sea la retirada de un sistema obsoleto, la recompra en modo SaaS o la refactorización completa de una aplicación), y meter también en la decisión qué es más sencillo y de qué proyecto puedo obtener más aprendizajes para abordar el resto con garantías.

Un enfoque ágil con ciclos cortos y feedback frecuente es más conveniente para estos proyectos que uno tradicional en cascada, ya que permite adaptarse más rápido y reutilizar la experiencia obtenida por el camino.

Por último, cómo transformar

Una vez decido el servicio que será migrado y la nube y tecnología de destino, la regla a seguir es que no hay reglas preestablecidas. Cada caso es diferente; cada arquitectura tecnológica y prioridades de negocio, unidas, configuran un escenario único que generará un plan de migración diferente.

Lo que sí está claro es que la fase en la que se solapan ambas plataformas (la antigua y la Cloud) es la que más impacto tiene y sus riesgos y duración deben ser minimizados, y que el impacto en el servicio debe ser el menor posible, y siempre dependerá de la criticidad del servicio en cuestión.

Precisamente por esta necesidad de adaptación y flexibilidad, recorrer el camino de la mano de un nativo es mucho más importante en terrenos inexplorados que en aquellos conocidos y con reglas fijas y estables.

Share this to:
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • del.icio.us
  • Google Buzz
  • Yahoo! Buzz
Publicado en Cloud, digitalizacion, innovacion

Artículos por categoría

@arspermeable en twitter