La mente: ¿elefante, mono o jinete?

El psicólogo Jonathan Haidt, en su libro “Hapiness Hypothesis: Putting Ancient Wisdom to the Test of Modern Science“, comparó el funcionamiento de nuestra mente como un jinete que trata de dirigir a un elefante por una senda.

El jinete representa la parte racional de nuestra mente, la que decide donde ir y la que, al menos hacia fuera, da las órdenes a seguir.

El elefante representa la parte emocional la que, a veces sí y a veces no, sigue las órdenes del jinete. Y en todos los casos la que pone la energía para que el movimiento se produzca.

Me gusta la analogía pero creo que tiene un peligro: podemos identificarnos rápidamente con el jinete – al fin y al cabo es humano. A la vez, podemos creer que el elefante es algo externo, que se nos ha impuesto desde fuera, un error de funcionamiento de nuestra parte humana, algo que tenemos que controlar ya que no es posible eliminar, que ya nos gustaría.

No creo que sea así. Ni somos el jinete ni somos el elefante. Somos una suerte de suma de ambos y por lo tanto ninguna de las dos cosas y las dos a la vez.

Por eso me gusta más la analogía proveniente de la tradición budista de las técnicas de transformación mental: la mente es como un mono tratando de guiar un elefante. Este punto de vista hace que sea evidente que no somos ninguna de las dos partes y las dos a la vez.

Entender esta suma que somos de enfoques racionales y emocionales, que sólo pueden ir juntos por la senda para seguir siendo lo que son – una mente humana – no sólo es crítico para el desarrollo personal sino también para la construcción de un equipo, de una organización, para que las innovaciones y los cambios sucedan y para cualquier cosa que se nos ocurra en la que haya un humano involucrado.

Share this to:
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • del.icio.us
  • Google Buzz
  • Yahoo! Buzz
Publicado en development, innovacion Etiquetado con: , , , , ,

Artículos por categoría

@arspermeable en twitter