Experimentos de colaboración 2.0: Zangoa (3/4)

Continúo con la tercera entrega de la recopilación de experimentos sobre la colaboración en la web 2.0. En este caso se trata de una web española sobre turismo rural. ¿En qué se puede colaborar en este entorno?

Zangoa: Turismo rural 2.0

Zangoa es una web para búsqueda de alojamientos rurales disponible en la dirección http://www.zangoa.com. El nombre, por cierto precioso, viene del refrán en euskera “non gogoa, han zangoa” (adonde va tu mente, le siguen tus pasos).
Por el enfoque que tienen, preveo que volveré a hablar de ellos en el futuro al respecto de otros aspectos de la colaboración.

Herramientas 2.0 a disposición de todos

Me parece un fantástico ejemplo de utilización de las herramientas que la web 2.0 ofrece:

  • En lugar de organizar las casas rurales en una lista, se posicionan geográficamente en un mapa de google
  • En vez de incluir la típica página con algunas fotos y una descripción, enlaza con panoramio, donde no sólo se pueden ver fotos de las casas sino del entorno
  • Para mostrar las maravillas que se pueden visitar desde el lugar, que mejor que enlazar con wikipedia.

Hasta aquí, un uso creativo de herramientas nuevas para hacer algo que ya se podía hacer antes: buscar un alojamiento rural. Eso sí, de forma mucho más sencilla de usar, más rápida de desarrollar y alcance de muchos más.
Me explico: los conocimientos y la información necesarios para montar todo esto desde cero estan al alcance de muy pocos (mapas, información, fotografías), y gracias a la filosofía web2.0 se han puesto a disposición del público y se han convertido en populares.

¿Colaboración?

Pero, ¿es esto una web 2.0? Sólo con lo visto, no. La web 2.0 requiere interactividad, habilitar al visitante para crear, construir, comunicarse con los demás. Crear comunidades.

Zangoa ha incluido parte de las funcionalidades necesarias para que esto suceda. Aunque inicialmente pobló su lista de casas con datos obtenidos de la web, prácticamente desde el principio permitió a los propietarios añadir sus alojamientos (de nuevo, hasta ahí poco novedoso: de hecho era la forma como se insertaban sitios web en los buscadores antes ante la existencia de google).

Actualmente permite a los visitantes crear puntos de interés que enriquecen la web. También permite la inclusión de comentarios sobre cada alojamiento. Algo fundamental en mi opinión, y que coincide con los datos del blog de Albert Barra, donde dice cosas tan interesantes como que “las opiniones generadas por usuarios pueden causar mayor impacto incluso que las críticas en medios tradicionales, e incluso tienen la misma capacidad de influencia sobre la decisión de compra que la opinión de una persona de confianza”.

Pero la vida no es perfecta. Los comentarios no son la panacea, y si no echad un vistazo al blog de Zangoa. Copio literalmente: “En su momento, valorábamos mucho poder poner comentarios en las casas, para enriquecer la información sobre estas, pero con el tiempo, podemos corroborar los comentarios anteriores, por lo que seguramente los vamos a eliminar de Zangoa”.

Parece que Zangoa se ha encontrado con uno de los problemas de la web 2.0: La fiabilidad de lo que cada visitante/usuario dice. ¿Cómo garantizar que lo que se alli se dice, si no correcto (puesto que son opiniones y por lo tanto personales) al menos es coherente?. La respuesta, como ellos mismos apuntan en su web, son las redes sociales, que además de incluir comentarios permiten que tanto estos como los que los emiten sean valorados en base a su credibilidad.

Modelo de negocio

Otra cosa interesante de entender en Zangoa es su modelo de negocio. En general, todo lo que hay en la web es gratis. ¿De qué viven y cómo se mantiene?

En la página principal, según se va navegando por el mapa, aparecen algunos alojamientos rurales destacados, como un anuncio (aunque no está claro si los destacados tienen algo que ver con la búsqueda que se va haciendo en el mapa, lo cual sería muy lógico). Suponemos que estos destacados son de pago.
Además de esto, en la zona de preguntas y respuestas para propietarios se indica que se cobran 52€ anuales para poder incluir en la web una ficha completa con fotos, textos y detalles del alojamiento concreto.

Personalmente esta es la característica que más me llama la atención. Es lo más tradicional que se podría imaginar, ¿quizás incluso demasiado?. Si el visitante puede incluir un punto de interés como un restaurante cercano, ¿porqué no el propietario detalles de la propia casa? Si puedo enlazar con fotos de panoramio, ¿qué impide que estas fotos sean del propio alojamiento?
Se limita el acceso a un recurso y cobrando una tarifa de entrada para acceder a el, pero sin añadir valor adicional. Además, quita a los visitantes una de las razones principales que tenían para volver: poder ser creadores y no meros expectadores de la web (la base del paradigma de la web 2.0). Y estas visitas (la creación de tráfico en su web) sigue siendo la base de su modelo de negocio, porque… si las visitas no son muy frecuentes, ¿qué motivo tiene el propietario para pagar 52€ anuales para poner unas fotos?

Conclusión

Lo siento, en mi opinión este modelo de negocio rompe con la filosofía web 2.0 después de haber usado sus herramientas.

Zangoa tendrá que darle una vuelta más a valor aportado si no quiere quedarse en un directorio de casas rurales más simplemente con una tecnología más moderna.

En cualquier caso la idea es buena y la capacidad de ponerla en marcha de Marc Puig y Joel Basullas envidiable, y su conocimiento de las herramientas disponibles avanzado (sólo hay que leer su blog).
Estoy seguro de que tienen un hueco y que si se lo proponen, lo encontrarán.

Share this to:
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • del.icio.us
  • Google Buzz
  • Yahoo! Buzz
Publicado en colaboracion Etiquetado con: , ,

Artículos por categoría

@arspermeable en twitter