Los derechos de autor de obras realizadas en grupo

Quiero empezar indicando que este análisis y búsqueda responde, sobre todo, a una inquietud personal, a una pregunta que me hice en un momento dado: ahora que co-crear es tan habitual, ¿qué implicaciones tiene esto en los derechos de autor y su explotación? Está claro que la explotación comercial no es el objetivo final de todas las co-creaciones, pero sí en muchos casos en obras artísticas, literiarias, desarrollos de negocio y otras cosas.

La primera lectura fue sobre la Ley de Propiedad Intelectual española (LPI). La vigente en el momento de redacción de este texto data del 12 de abril de 1996. Y a partir de ahí fui profundizando en algunos aspectos interesantes.

Tipos de trabajo en grupo

Hay varias formas de desarrollar en grupo, y cada una tiene implicaciones diferentes al considerar la autoría de la misma. Veremos más adelante qué implicaciones tiene esto en los derechos de autor.

Desde el punto de vista de cómo se ha generado la obra, hay que distinguir entre:

  • Obras en colaboración. Se trata de una obra única resultado de la colaboración entre varios autores. Algunas fuentes indican que las partes deben ser diferenciables y utilizables por separado. En realidad, no encuentro una razón para que esto sea siempre así. Por ejemplo, una canción escrita entre dos músicos es una obra en colaboración. Puede ser que uno escriba la letra y otro la música. Pero también que ambos desarrollen la canción conjuntamente, y que la aportación de cada uno sea indivisible.
    En cualquier caso, todos los participantes se consideran co-autores de la obra final.
  • Obras colectivas. El concepto es diferente del anterior y difícil de definir. En este caso es una obra desarrollada por un grupo pero por iniciativa y coordinación de una persona concreta. Esta persona puede ser física o jurídica (una editorial, una discográfica o una productora).
    En este caso la autoría de la obra corresponde al editor, que habitualmente la divulgará bajo su nombre. En algunos casos, los autores de las partes pueden tener derechos sobre aquellas que desarrollaron. Por ejemplo, un programa de ordenador desarrollado por un equipo de programadores bajo la dirección de la empresa que les contrató puede ser una obra colectiva.
  • Obras derivadas. La obra derivada se crea por modificación de la original, de aquella de la que deriva. Cualquier tipo de modificación puede dar lugar a una obra derivada: traducción, añadidos o eliminaciones de partes, resúmenes, arreglos musicales, etc.
    En este caso hay dos obras y dos autores, cada uno con sus derechos. Por supuesto, el autor de la obra original debe autorizar al de la derivada a usar su obra y hacer modificaciones sobre ella (garantizando que se respetan su derecho de atribución, copia u otros, si así lo desea). En algunos casos esta autorización puede suponer un pago. Si no se dispone de esta licencia se trataría de un plagio (que también es una derivación… pero ilegal).
    En el más riguroso concepto podríamos pensar que la derivación no es un trabajo en equipo, en comunidad, ya que los autores pueden no tener ninguna relación ni estar trabajando en equipo. Sin embargo, ¿no es la propia obra un medio de comunicación de sus ideas? ¿no es posible que ambos autores sean,recurrentemente , originales y derivados de versiones cada vez más sofisticadas de la obra? Desde este punto de vista una parte importante del software libre está desarrollado como programas derivados.
  • Obras compuestas. Aquella que se crea por incorporación de otras preexistentes, sin la intervención de los autores originales (por contraposición con la obra colectiva o en colaboración). Es un tipo particular de obra derivada. Por lo tanto, todo lo dicho al respecto a la autoría, los derechos y el licenciamiento de estos se aplica de la misma manera.
    En resumen, el autor de la obra compuesta tiene derechos de autor sólo sobre la composición.

¿A qué tienes derecho si has participado en una obra en grupo?

Esta pregunta queda respondida cuando se entiende la clasificación anterior. Podrás reclamar tus derechos de autor si eres considerado autor del trabajo o parte del trabajo. Por supuesto, has debido respetar los derechos de los demás autores.

Se trata de saber donde te metes, si lo que estas haciendo está respaldado por el Derecho y, sobre todo, si los derechos sobre tu obra corresponden con tus intenciones.

Propongo algunos ejemplos para reflexionar y debatir sobre el impacto de estos derechos.

  • Primer caso. Has decidido juntarte con otros amigos para escribir un libro. Parece que se trata de una obra en colaboración. El libro es una obra completamente original, así que no dependéis de los derechos de otros.
    Como autores podéis hacer con esta obra lo que queráis: cederla al dominio público (con lo que cualquier otro podría publicarla y venderla sin rendiros cuentas), reservar todos los derechos o reservar algunos derechos (con alguna licencia Creative Commons, por ejemplo). Lo importante aquí es que todos estéis de acuerdo en qué hacer, porque sólo habrá unos derechos que os corresponderán a todos en conjunto.
  • Segundo caso. Estas realizando, tú solo, un programa de ordenador. Has decidido utilizar trozos que has encontrado por Internet. De hecho, tu intención es dejarlo en Internet para que otros lo usen posteriormente, aunque quieres reservar algunos derechos. Te gustaría que todos los que usaran tu programa te reconocieran como autor (la licencia by de Creative Commons). Por lo demás, no te importa cómo utilicen tu programa: comercialmente o no, como parte de otro o como un todo. La obra es tuya, todo parece correcto.
    Aquí el aspecto importante es: ¿estás usando correctamente los componentes que encontraste en Internet? Dicho de otra manera, ¿los autores originales te permiten usarlo como a ti te interesa?
    Si el trozo que vas a usar es de dominio público, adelante. Nadie limita el uso que puedas hacer de él. Si el componente está protegido por un copyright (todos los derechos reservados) tendrás que contactar con el autor, explicarle qué quieres hacer y pedirle permiso. Según quién sea el autor y tus intenciones es posible que te lo dé, aunque también es posible que tengas que pagar por ello.
    Si el componente está protegido por algún tipo de copyleft (algunos derechos reservados), como por ejemplo una licencia GNU o una licencia Creative Commons, tendrás que leértela en detalle. ¿El autor permite hacer obras derivadas? Si lo permite, ¿impone alguna restricción? (por ejemplo, GNU o las licencias share-alike obliga a que las derivadas hereden los mismos derechos que la original, y en muchos casos limitan el uso no comercial).
    ¿Estas restricciones son compatibles con lo que yo quiero hacer? Si lo son, utiliza el código descargado de Internet y cumple con las restricciones del autor. Si no lo son, o bien te adaptas a lo que el autor original deseaba o bien contactas con él para explicarle porqué quieres hacer un uso diferente y pedirle permiso.
  • Tercer caso. Has encontrado en Internet una comunidad que está escribiendo un libro sobre un tema del que ya querías escribir personalmente, y has decidido aportar tus conocimientos. En el foro todos los participantes son considerados co-autores del libro, que será publicado bajo una licencia by-nc-sa de Creative Commons. Esta licencia permite realizar copias del libro, obliga a que se referencie a los autores originales, pero no acepta el uso comercial de la obra y todas las derivadas de este trabajo deben ir con la misma licencia.
    En este caso las reglas del juego son claras. La pregunta es: ¿son estos derechos compatibles con tus intenciones?
    Si lo que querías era escribir un libro tradicional, publicarlo bajo un copyright y cobrar derechos de autor, probablemente no. El libro escrito en el foro no lo podrías usar, ni siquiera haciendo uno derivado de él. Tendrías que escribir otro nuevo tú mismo, en paralelo.
    Sin embargo, si lo que querías es investigar, aprender y compartir puntos de vista probablemente participar en el foro es mucho más enriquecedor que escribir sobre el tema en solitario.

¿Más información?

Cómo dije al principio, el objetivo no era hacer un tratado sobre derechos de autor. Tan sólo reflexionar sobre el impacto de este en un nuevo entorno de desarrollo en colaboración. Para saber más y para resolver dudas concretas, sugiero acudir a las siguientes fuentes que son las que yo he usado y que son más fiables que mi interpretación:

Share this to:
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • del.icio.us
  • Google Buzz
  • Yahoo! Buzz
Publicado en colaboracion Etiquetado con: , , ,

Artículos por categoría

@arspermeable en twitter